Salen los primeros rayos del sol y varias mujeres, algunas de ellas con bebés a la espalda, comienzan a acarrear agua de unos pozos antes de que se termine. Lanzan un cubo con una cuerda y repiten esta acción decenas de veces hasta que llenan una gran cubeta de hasta 10 litros que la colocan sobre su cabeza e inician el regreso a su casa donde no tienen grifos y muchos menos una ducha.

https://www.elmundo.es/internacional/2020/08/24/5f427c80fdddffde528b45bb.html

Entradas recomendadas